Consejos simples para ser más productivo

Clean Inbox

En Hábitos Vitales cuentan cinco maneras para mejorar la productividad inmediatamente:

  1. reducir ruido
  2. apuntar cosas
  3. enfocarse en una sola cosa
  4. salir tu bandeja de entrada de email y
  5. ser más quisquilloso

El autor ha dado en el clavo, especialmente con el primer consejo sobre reducir ruido, algo que considero fundamental para poder centrarse en una determinada tarea y llevarla a cabo de la forma más eficiente posible. En concreto se refiere al exceso de información que tanto nos distrae e interrupte nuestra actividad diaria. Porque seamos realistas: no necesitas leer todos los blogs a los que estás suscrito. De hecho, dudo que alguien realmente necesite estar suscrito a decenas o cientos de blogs. De vez en cuando hay que hacer una «operación limpieza de suscripciones» (como contaba Xavi en su blog). Y quien dice suscripciones dice también listas de correo, otras cuentas de correo electrónico que consultamos con demasiada frecuencia o cualquier otra fuente de información que realmente no necesitamos y que generan bandejas de entrada por todas partes imposibles de procesar.

Otros de los consejos que propone es «salir de la bandeja de entrada de email». Porque ¿cuántas veces al día consultas tu correo electrónico? Yo hace tiempo solía tener el cliente de correo electrónico abierto, comprobando automáticamente cada cierto tiempo si llegaba un nuevo email. Gran error. Creo que no hay nada que distraiga más que recibir un nuevo correo mientras se está inmerso en una tarea que requiere máxima concentración, porque uno siempre tendrá la tentación de saber de qué se trata… por si es «urgente». Afortunadamente, poco a poco me he ido acostumbrando a dedicar sólo unos minutos al día, si es posible a primera hora de la mañana, para «entrar en mi bandeja de entrada de email» y resolver lo que haya que resolver.

Recientemente, también he vuelto al hábito de apuntar las cosas en papel. Sin embargo, sigo manteniendo mis listas de «cosas que hacer» en Remember The Milk (RTM), que es un servicio en Internet que permite gestionar listas de tareas de una forma muy sencilla y rápida. Permite incluso trabajar offline mediante Google Gears, de modo que no estar conectado a Internet, en este caso, no puede ser excusa para no utilizar estos organizadores en línea. Sin embargo, con RTM o servicios similares se puede caer en el mismo error que con las suscripciones: la lista de tareas puede empezar a crecer incontrolablemente y puede volverse inabordable. Por ello, escribir notas en papel puede ayudar a filtrar tanta información para decidir posteriormente si merece un lugar en nuestra lista definitiva, que será seguro mucho más manejable.

Como libreta de ideas utilizo las famosas Moleskine, de las que tanto se habla en blogs de productividad y organización personal. De ellas ya hablaré otro día.

* foto «clean inbox» por patrickrhone.

1 Comment

Leave a Comment