coworking

coworking space in Japan

El diario Público dedicaba un artículo hace unos días a esta nueva tendencia para empleados autónomos y freelance. El cotrabajo -que parece estar poniéndose de moda en Estados Unidos- ofrece a las personas que trabajan desde casa o desde lugares públicos la posibilidad de compartir un espacio de trabajo, como en cualquier otra empresa convencional, a diferencia que en un entorno de coworking cada empleado trabaja para la suya propia. Eso sí, el hecho de «convivir» conlleva todas las ventajas que tiene el contacto directo y diario con otros profesionales, como son la posibilidad de compartir ideas, emprender proyectos conjuntamente o sencillamente disfrutar de algo de compañía mientras se toma un café a media mañana. Y creo que es esto último lo que más deben valorar aquellos que realizan su trabajo desde casa: poder realmente desconectar unos minutos durante la jornada laboral.

¿Y cuánto cuesta poder trabajar como lo hace la gran mayoría? Pues alrededor de 160 euros al mes. Suponiendo 5 días de trabajo a la semana, son 8 euros diarios, que no considero nada caro si tenemos en cuenta que el precio incluye el uso de un espacio personal de trabajo, conexión a Internet y en algunos casos poder utilizar otros espacios comunes, como pueden ser cocina o biblioteca. La disponibilidad de estos «extras» ya dependerá de cada centro de trabajo. Al menos que el café sea gratis, ¿no?

Ya hay algunas empresas en España que se han lanzado a ofrecer este tipo de servicios con este innovador entorno de trabajo. Estuve echando un vistazo a la web de Garage30, el garage de los emprendedores digitales, donde podéis ver algunos videos que explican cómo funciona el lugar de trabajo. Además, algunos de los que co-trabajan allí cuentan su experiencia. También podéis curiosear el primer espacio de trabajo compartido de Argentina: Cowork Central.

Una idea excelente, sin duda. Y a vosotros, ¿qué os parece?

foto: coworking space de alexmuse

2 Comments

  1. Me parece super interesante, conozco a Raúl de Garage30, pero aún no he tenido la oportunidad de pasarme por allí.

    Es una lástima que no esté más extendida esta filosofía y pueda haber más centros de estos en otras ciudades, porque me parece que tiene que resultar realmente útil y enriquecedora, de momento creo que solo son viables en Madrid y Barcelona.. pero todo llegará.

Leave a Comment