Sabes que has vivido en Salzburgo si…

Salzburg

Hace unos días recibí una invitación en Facebook para unirme a «You know you lived in Salzburg when,,,» («Sabes que has vivido en Salzburgo sí…»). El grupo, abierto a estudiantes extranjeros que disfrutaron de una estancia en la ciudad de Mozart, recopila algunas frases sobre «cosas que pasan» en Salzburgo.

Lo que vi escrito en el grupo me trajo muy buenos recuerdos, así que he decidido dedicarle un hueco en este blog. Viví allí dos años y medio: un semestre como estudiante y el resto trabajando en la Fachhochschule Salzburg. Puedo asegurar que las frases que recopila el grupo sobre hábitos y costumbres en la ciudad de Salzburgo son ciertas (algunas exagerando un poco los tópicos, pero si no es así, no tienen tanta gracia).

Probablemente, para muchos, estas frases no tienen ningún significado. Aunque esa es la gracia del asunto, que sólo los que pasaron una temporadita por allí comprenden perfectamente de qué hablan. He querido rescatar algunas de ellas, con algún comentario que otro.

Para tí no es ninguna sorpresa…

  • Estar muerto de hambre un domingo porque todos los supermercados están cerrados y olvidaste comprar comida el sábado (antes de las 5 p.m.). Completamente cierto. Los supermercados en invierno cierran a esas horas. Me ocurrió más de una vez volviendo de viaje en domingo. Y es que uno puede decidir llevar su propio horario de comidas, pero hay otros horarios a los que uno tiene que acabar adaptándose.
  • Estar acostumbrado a los días lluviosos y deprimentes. Si piensas vivir en Salzburg, intenta buscarle el «encanto» a estos días, porque te levantarás más de una mañana con uno de ellos.
  • Que tengan que pasar algunas meses para entender que «ich woass nett» significa «ich weiss nicht» («no sé», en español). Es duro enfrentarse al dialecto de Salzburgo nada más llegar, pero pasado un tiempo uno llega a aprender algo.
  • No extrañarte de no ver a nadie en las calles a partir de las 9 p.m. Entre semana, sobre todo.
  • No sorprenderte de tener que recurrir al Kebab si quieres comer algo fuera de casa después de las 10 p.m. Encontré este video en youtube: Kebab Stände in Salzburg. Al parecer alguien se dedicó a recorrer todos los locales donde sirven Kebabs en Salzburgo y a hacerles entrevistas. Algo tienen los Kebabs de esta ciudad.
  • Saber que sólo puedes encontrar los mejores steaks en Maredo. No fui muchas veces. El sitio no está mal; no puedo decir más.
  • Encontrarte con más Mozartkugeln que personas en las calles. Con el tiempo uno consigue ignorar la invasión de productos de Mozart.
  • Sentirte en el campo cuando dejas la Getreidegasse. Esta es una de las calles más conocidas de la ciudad, en pleno casco antiguo. Salzburgo no es una ciudad grande, no hay edificios altos, aglomeraciones, tráfico, etc. Un ciudad muy tranquila, pero es una gran ciudad.
  • Considerar la cerveza como agua. Incluso si bebes cerveza habitualmente te costará seguir el ritmo. Lo mínimo es medio litro.
  • Ir a Sacher cada semana para tomar un café y un pastel. Contadas veces fui a comer la típica Sachertorte. Algunos amigos sí que iban a aquel café con más frecuencia. El hotel Sacher es un hotel de cinco estrellas de gran lujo.
  • Darte cuenta de que la única buena comida austriaca son el Wiener Schnitzel (por cierto, quién ha tenido alguna vez la idea de poner carne y mermelada juntas antes?) y Gulasch, que de hecho es una comida de origen húngaro. Si comparamos con España, la gastronomía austríaca no destaca precisamente por su variedad, pero se come muy bien.
  • Comer más comida italiana que austriaca. Verdad. En casa y fuera, pero yo personalmente porque la prefiero.
  • No entender porque en otros países sirven el café sin un vaso de agua. En Salzburgo es bastante frecuente: si pides café, viene acompañado de un vaso de agua (combinación que siempre me ha parecido poco recomendable…).
  • Ir a Europark una vez al mes. También parece ser algo tradicional, especialmente entre estudiantes. En mi caso es cierto que no pasaba un mes sin hacer una visita a este centro comercial. ¿Será también porque al lado está el IKEA?
  • Ver a gente comer a antes de las 12:00. Sólo son necesarias dos o tres semanas para acostumbrarte a ello (a verlo, no a hacerlo). Si tienes la oportunidad de comer en casa puedes seguir con tu horario, pero si te ves obligado a comer en la Universidad o en el trabajo, no cuentes con que te sirvan algo a las 2 de la tarde.
  • No atreverte a beber otras cervezas que no sean Stiegl. La Stiegl está buena, pero se pueden probar otras muchas en los Biergarten. ¡Será por tipos de cerveza!
  • Grüß Gott! Así saludan en Austria (y en Baviera, Alemania).
  • Odiar el Festung (castillo) y el Mozartgeburthaus (la casa donde nació Mozart) porque tienes que ir allí cada vez que algún amigo te viene a ver. Visita obligada. Muchos amigos (no austríacos) vivieron en Salzburg durante algunos meses y nunca estuvieron en estos sitios… hasta que llegó algún familiar o algún amigo.
  • Tener que esperar 20 minutos a un autobús por la noche bajo la nieve. Hay que reconocer que el transporte público es muy bueno en esta ciudad, pero el frío es frío para todos. Afortundamente y por lo general, si el panel que informa de las llegadas marca que el autobús lo hará en 4 min, tardará exactamente eso. El S-Bahn da un servicio muy bueno también.
  • Nunca ir al cine porque todas las películas son en alemán y Das Kino sólo pone películas antiguas y raras. Yo iba más al Das Kino, donde además de documentales y películas «de autor» (eso que llaman «raro»), cada cierto tiempo dedicaban unas semanas a cine en español.
  • Decir «Mahlzeit» en lugar de «Guten Appetit». Estas particularidades lingüísticas de la zona son lo primero que uno aprende, incluso antes de llegar (entre amigos decíamos «Mozart!» en lugar de «Mahlzeit!»).
  • Olvidar que también hay ciudades sin montañas. Acostumbrado a ver montañas a mi alrededor, cada vez que aterrizaba en Alicante, tenía la sensación de aterrizar en un desierto.

Si alguno de vosotros vivió un tiempo en Salzburgo, ya sabéis que hay un grupo en Facebook donde compartir vuestra experiencia.

Imagen: Salzburg Panorama de Wikipedia.

8 Comments

  1. @Ainhoa: Hola! ¡cuánto tiempo! si que entra morriña, sí 🙂 La verdad es que fue genial la estancia en Austria. No conozco a nadie que haya dicho lo contrario… Algo tiene Salzburg ¿no? Yo ya hace un par de años que estoy de vuelta en España. ¡Mejor te escribo un mail y te cuento!

  2. Yo también me uno a que la estancia en Austria fue inolvidable. Guardo muy buenos recuerdos de mi estancia en Salzburgo 🙂

    En cuanto a las frases, son muy buenas, pero se podría añadir también esta: «Mirar siempre las cornisas de las casas no fuera que hubiese alguna estalactita de hielo floja con peligro de desprendimiento.» Los que hayan estado en invierno me entenderán, porque a mí me costó varios días averiguar para que ponían los salzburgueses tantos palos de madera apoyados en las paredes de las casas 🙂

  3. A uno se le cae la lagrimita recordando esas anecdotas…

    Han pasado mas de 4 años pero parece que fuese ayer, aquel 15 de febrero de 2004 a las 22h, cuando llegamos a Salzburg despues de un palizon de tren desde Munich.

    Como me gustaría tener una máquina del tiempo y volver a ese día otra vez 😉

    Tenemos que organizar una quedada de ex-erasmus en Salzburg!!!

  4. que buenoooooo te falto lo de los domingos sin comida y te acercas a la gasolinera a ver que se puede comprar!!! jajajaj

    que recuerdos mas buenos

    yo vuelvo el proximo verano

    un beso

    pd yo tb quiero esa máquina del tiempo!!!

  5. @Elena Sí, habría que añadir la de «tardar algunos días en averiguar para que se ponen los palos de madera apoyados en las paredes de las casas».

    @Carlos: ¡qué casualidad aquello de encontrarnos en el aeropuerto de Palma! Palizón Munich-Salzburg… pero con el tiempo me acostumbré a ese trayecto… 🙂

    @Bibi: la gasolinera ha sido la salvación para el desayuno en más de una ocasión, sí 😛

    @Todos: me pido también una máquina del tiempo.

  6. así es, un añito de erasmus en Salzburg marca, para bien!!. Me gustaría volver algún día, aunque no será lo mismo..

    Y como olvidarse de las NAWI FEST!!.

    Saludos!

  7. Hola mañana estoy saliendo de salzburg y me dio risa porque es tal cual . Llegué un domingo y nada abierto me salvo los lugares donde hacen kebak lastima que no tienen tarjeta de crédito. Y cuando me pasaba de los horarios me arreglé con los super de las gasolineras . También no hay casi nadie en la calle aveces hasta parece un pueblo sin gente. Y los negocios de ropa o de cualquier rubo a las 6 cierran . Además no hay traducción al inglés ni a español. Muchas gracias por los comentarios

Leave a Comment