Otras formas de entender la educación

Sir Ken Robinson habla en TED sobre educación y la creatividad humana, y lo hace con un estilo bastante peculiar. En algún momento me parece estar escuchando el mejor de los monólogos. Reflexiona sobre el tema a través de pequeñas historias, algunas realmente divertidas, todas ellas con la misma idea de fondo: la increíble capacidad de los niños para la innovación, que sin embargo, en ocasiones se desaprovecha. El título de la charla no puede ser más claro: «¿Matan las escuelas la creatividad?«.

La charla empieza con una historia que quiero reproducir aquí:

Una niña de seis años está sentada en clase de dibujo, al fondo, haciendo sus dibujos. Nunca prestaba atención en sus clases, pero en esta sí. La profesora, fascinada, le pregunta:

– ¿Qué estás dibujando?

La niña contesta:

– Estoy haciendo un dibujo de Dios.

La profesora, le aclara:

– Pero nadie sabe cómo es Dios.

Pero parece que quien aclara es la niña, que sin dudarlo contesta:

– Lo sabrán en un minuto.

Otra gran historia la protagoniza Gillian Lynne, una bailarina británica nacida en 1926. Con una carrera profesional incuestionable, ha sido coreógrafa, actriz, y ha dirigido teatro y cine.

Su talento por la danza lo descubrió su médico en una de sus visitas. Lynne era una niña muy inquieta y tenía problemas de concentración en clase, de modo que su madre decidió llevarla al médico. Después de escuchar toda la explicación, el médico le pidió a Lynne que quería hablar a solas con su madre. Encendió la radio y le pidió que mirara a su hija, que no paraba de bailar de la música que en esos momentos sonaba en la radio. El médico le dijo que a Lynne no le pasaba nada. Lo que sucedía era que Lynne «era una bailarina». Fue entonces cuando su madre decidió llevarla a clases de danza.

Comenta Ken Robinson que desarrollar la creatividad es tan importante como aprender a leer y a escribir, y que por tanto deberían estar al mismo nivel. En todos los países, los sistemas educativos están curiosamente organizados de la misma forma, dando mayor importancia a las mismas materias, con una jerarquía que se repite en todos ellos: matemáticas y lenguas en primera línea; luego las humanidades; y finalmente las artes. En éste último grupo, siguen estando mejor considerados el arte y la música, que por ejemplo la interpretación y la danza. «Pasando el test” a nuestro sistema educativo, coincide punto por punto.

No estoy muy seguro de que estemos preparados para un cambio drástico en nuestro sistema educativo, en el que, como se pregunta Robinson, se pudiera estudiar danza casi a diario como se hace con las matemáticas.

Hace un par de meses, Balzac.tv entrevistó a Roger Schank, uno de los principales investigadores en la teoría del aprendizaje, fundador de Engines for Education, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es cambiar radicalmente la noción de sistema educativo. De hecho, se define a sí mismo en alguna de sus conferencias como un radical en materia de educación. Schank propone cambiar a un modelo de «aprender haciendo» (Learning by Doing). En su página web, en portada, se puede leer una frase que resume muy bien su crítica al sistema educativo actual:

Sólo hay dos problemas con el sistema educativo:

1- Lo que se enseña.

2- Cómo se enseña.

Balzac.tv: Learning by doing

Enlaces: Do schools kill creativity? (TED) | Sir Ken Robinson | Roger Schank

4 Comments

  1. Me ha gustado mucho tu artículo. Sobretodo la entrevista con Roger Schank.

    Totalmente de acuerdo en que la escuela no es un lugar de socialización pero su propuesta de que el sistema educativo se base únicamente en conocimientos empíricos (experiencias) me parece un tanto radical y desproporcionada. Creo que hay que formar el conocimiento abstracto en cierta medida.

    Un saludo.

    En el blog de Emilio Giner… Los 100 twitters que escriben en español con más Influencia

  2. Hola Enrique,

    Ya conocía el vídeo de Ken Robinson, y me pareció espectacular… Debemos para fomentar la creatividad desde la niñez, y la escuela parece que está exactamente para lo contrario. Totalmente de acuerdo.

    En cambio, Schank no me parece tan bueno. No todo el mundo aprende haciendo, hay muchas formas de aprender y hacer sólo es una de ellas. Muy útil pero no se puede generalizar ni para todo (no se aprende a escribir un libro escribiendo, sino leyendo), ni para todos (siempre he cuidado la forma de escribir mis apuntes porque mi memoria es mucho más visual que kinésica).

    Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un saludo muy cordial,

    Jaime

    En el blog de Jaime Izquierdo… Bajar al barro en Gestión por Competencias

Leave a Comment