Los límites del fotoperiodismo

Mil veces buenas noches (2013)

«Mil veces buenas noches» / «1,000 Times Good Night» (2013) del director noruego Erik Poppe, protagonizada por Juliette Binoche («Chocolat», 2000 , «El paciente inglés», 1996), Nikolaj Coster-Waldau («Juego de tronos», 2011 y «Mamá», 2013) y Lauryn Canny. («Amber», 2014 y «Poison Pen», 2014).

Rebecca (Juliette Binoche) es una fotógrafa de guerra  que se encuentra documentando a un grupo de terroristas suicidas mujeres en Afganistán, donde resulta herida de gravedad después de que la bomba explotara. Mientras se recupera en su casa en Irlanda, su marido Marcus (Nickolaj Coster-Waldau) y su hija Steph (Lauryn Canny) la dan un ultimatum. Debe elegir entre su trabajo o su familia.

La película toca de fondo la relaciones humanas, pero también plantea la siempre controvertida cuestión: ¿qué estaría un fotógrafo dispuesto a hacer o a renunciar por conseguir una fotografía?

La ética periodística es un tema de candente actualidad y ha ocupado páginas en los periódicos y minutos de televisión estas últimas semanas. Todos tenemos reciente la historia de Aylan Kurdi, el niño sirio-kurdo de tres años , que perdió la vida en una travesía en bote de Turquía a Grecia, y que fue fotografiado varado en la arena. La historia se ha convertido en un símbolo del drama de los refugiados.

Hace unos días el periódico alemán Bild imprimía su publicación diaria sin mostrar absolutamente ninguna imagen. Con el argumento «El mundo debe ver la verdad para poder cambiar», protestaban por el revuelo causado por la publicación de la fotografía del niño Aylan.

Fotoperiodismo: ¿dónde está el límite a la hora de informar? El eterno debate.

IDMb | «Mil veces buenas noches» (2013)

Leave a Comment