Una cosa detrás de otra

monotarea

Es tan sencillo como utilizar el método de «una cosa detrás de la otra». En muchas ocasiones, la receta del éxito para una buena organización personal no solo tiene que ver con las técnicas que aplicamos para planificar nuestro trabajo, sino sencillamente en cómo abordamos el conjunto de tareas.

Por casualidad, navegando sin rumbo fijo por Internet, he dado con un post de Fran Hernández en el que comparte 3 claves para disparar la productividad en tu negocio. Aplicable a cualquier otro ámbito, profesional o empresarial. El tercero de los consejos, propone practicar la monotarea, algo que con frecuencia olvidamos. Es posible que incluso con una perfecta planificación, surjan nuevas tareas durante el día. Un error habitual es tratar de atender y completar esos imprevistos a medida que van llegando. Ahí está el origen de la desorganización que seguramente llegará al final de la jornada.

Cuando una nueva tarea nos asalta, en el fondo es tan sencillo como detenerse unos segundos  y decidir si realmente es algo tan urgente como para abandonar la actividad que nos tenía ocupados. En la mayoría de los casos, la respuesta será negativa, de modo que lo más eficaz será simplemente anotar la tarea. Ya decidiremos en otro momento qué hacer con ella.

Hacer, pero terminar lo que estamos haciendo. Y sobre todo: una cosa detrás de la otra, según habíamos previsto. Esa es la regla básica que hay que seguir.

Ilustración | vía Fran Hernández

Vídeo | «Shin chan 285b Nos olvidamos una cosa detrás de otra»

Leave a Comment