En un intento de lograr un diseño aún más simple para este blog, he hecho algunos cambios. Son sutiles, pero están ahí.

La novedad más evidente es el tipo de letra que aparece en cualquier apartado del blog. Cambio a Courier, una tipografía digital con remates y monoespaciada, en la que los caracteres ocupan exactamente la misma cantidad de espacio horizontal. Es esa precisión la que me atrae. De hecho, es un tipo de letra inspirada en la forma de las letras que se usaban a mediados del siglo pasado en las máquinas de escribir. Y también es un tipo de letra habitual para escribir el código fuente de los programas.

Cuando escribo, sea para un blog o para cualquier otro propósito, no utilizo procesadores de textos. No, no utilizo Microsoft Word, LibreOffice o similares. Prefiero teclear con editores de texto realmente simples (cuantas menos opciones mejor) o programas como Scrivener, que disponen de algún modo que permite concentrarse en lo que uno está escribiendo, sin las distracciones habituales de los procesadores de texto convencionales y sus infinitas opciones de formato. Sobre este asunto publiqué el artículo «Lorem ipsum, Underwood y otras manías productivas». Allí lo explico en detalle.

El caso es que escribo siempre con tipos de letra inspiradas en la forma de las letras de las antiguas máquinas de escribir. Y Underwood y Courier son tipografías de este estilo. Cuando escribo con Scrivener, utilizo a veces Palatino como tipo de letra, que también tiene un aire algo «tradicional». Si escribo con Courier, ¿por qué no publicar también con ella?

Por cierto, junto al título principal del blog, que es su URL (ebenimeli.org/blog), ahora aparece un cursor intermitente. Espero que el aire retro que no haya podido lograr con el cambio de tipografía, quede compensando por este guiño a los primeros ordenadores personales. Y comparto a continuación el código HTML y CSS para conseguir el efecto de parpadeo para el cursor.

HTML

<span class="blinking-cursor">▍</span>

CSS


.blinking-cursor {
  font-weight: 100;
  font-size: 60px;
  color: #2E3D48;
  -webkit-animation: 1s blink step-end infinite;
  -moz-animation: 1s blink step-end infinite;
  -ms-animation: 1s blink step-end infinite;
  -o-animation: 1s blink step-end infinite;
  animation: 1s blink step-end infinite;
}

@keyframes "blink" {
  from, to {
    color: transparent;
  }
  50% {
    color: black;
  }
}

@-moz-keyframes blink {
  from, to {
    color: transparent;
  }
  50% {
    color: black;
  }
}

@-webkit-keyframes "blink" {
  from, to {
    color: transparent;
  }
  50% {
    color: black;
  }
}

@-ms-keyframes "blink" {
  from, to {
    color: transparent;
  }
  50% {
    color: black;
  }
}

@-o-keyframes "blink" {
  from, to {
    color: transparent;
  }
  50% {
    color: black;
  }
}

Fotografía «Máquina de escribir» | rawpixel en Pixabay