Sigo releyendo por enésima vez el libro Getting Things Done de David Allen. En esta ocasión tomando algunas notas de más que voy reuniendo en mi blog sobre organización personal.

En el capítulo 2, Allen hace una introducción a los cinco pasos para administrar el flujo de trabajo. Y de ello hablo en el último post que he publicado en «Ocho en punto» con el título «Cinco engranajes simples para una maquinaria GTD efectiva».

Un breve resumen:

Recopilar, procesar, organizar, evaluar y hacer. Son procesos bastante obvios a los que nos hemos enfrentado alguna vez incluso sin haber oído hablar de GTD. Bien, estos son precisamente los cinco pasos que propone David Allen para administrar el trabajo. Y dedica todo un libro a explicar cada uno de ellos, con sus matices y las conexiones entre ellos.

El capítulo 2 de Getting Things Done se centra en mejorar el control de nuestro trabajo (de nuestra vida) siguiendo estos cinco pasos. David Allen propone hacerlo de forma separada, intentando no mezclar los procesos. Insiste además en la necesidad de fortalecer cada uno de ellos, puesto que un pequeño fallo en uno de los engranajes puede suponer un fallo global de la maquinaria completa. Ser metódico y adquirir buenos hábitos de organización serán esenciales para integrar con éxito GTD en nuestra forma de hacer.

Ocho en punto | Cinco engranajes simples para una maquinaria GTD efectiva
Fotografía «Post-it» | Alexandra_Koch en Pixabay