A mediados de diciembre, Academia Play publicaba en su canal de YouTube un fantástico vídeo contando, de forma muy resumida, la historia de los Reyes Magos. Si tenéis un momento (seguro que sí porque son apenas 7 minutos) merece la pena verlo.

Academia Play se presenta como una plataforma de aprendizaje multimedia. Y la definición es muy acertada porque no hay vídeo con el que uno no aprenda algo sobre historia. Los creadores suelen centrar el tema en un hecho o personaje histórico en particular. Y además lo hacen de forma amena, didáctica y gráfica, a través del dibujo. El resultado siempre es espectacular.

En esta ocasión dedican uno de sus últimos vídeos a los Reyes Magos, que en la noche del 5 de enero (¡esta misma noche!) llegan cargados de regalos. O no, porque no en todos los países la tradición es la misma (o porque no os habéis portado bien durante el año, que todo puede ser).

El evangelio de Mateo es la única fuente bíblica canónica que habla de unos magos. En él se relata que buscan al rey de los judíos, nacido en Belén. En el evangelio de Mateo (2, 1-2), leemos:

«Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?»».

Y el mismo evangelio (2, 11), relata:

«Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra

Basándonos en los textos, nada sabemos de sus nombres y menos de la fecha exacta en que hicieron su visita. Tampoco dice el evangelio nada de su condición de reyes y nada confirma que fueran exactamente tres personas.

La palabra magos, en este caso, se refiere más bien a «hombres sabios». En inglés, de hecho, son conocidos como (Three) Wise Men. San Mateo presenta a estos magos como astrónomos conocedores del movimiento de una estrella. Y quizá la que incorpora el pintor Giotto en su obra la Adoración a los Reyes Magos es el cometa Halley, que fue visto en 1301 en el cielo de Europa.

Se cree que estos fragmentos sobre los magos de Oriente en el evangelio de Mateo se utilizan para simbolizar la conversión al cristianismo de culturas paganas.

Y, ¿por qué exactamente tres Reyes Magos? El número 3 lo estableció el papa León I El Magno para toda la cristiandad, aunque los armenios por ejemplo tienen 12, con un nombre diferente para cada uno. Para tener evidencias de los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar habría que esperar hasta el siglo VI. Se les consideraba representantes de Europa, Asia y África; que era el mundo conocido hasta la fecha. De hecho, hubo un intento de incorporar a un cuatro Rey Mago americano.

En cualquier caso, el número quizá tenga algo que ver con el número de regalos que ofrecieron. Como ya conocemos de la tradición, estos obsequios eran oro, incienso y mirra:

  • El oro es un símbolo de realeza (codiciado por los reyes de la época). Por tanto, el oro era un regalo para Jesús como Rey. Pero no es un rey como los reyes de la tierra, sino como un Rey celestial porque su reino no es de este mundo (cf Jn 18,36).  Su dominio real se traduce en servicio, en entrega, en dedicación a los otros, especialmente a los pobres y a los que sufren.
  • El incienso representa la naturaleza divina de Jesús (empleado en el culto en los altares). Un regalo para Jesús como Dios. Jesús no es sólo un hombre; es el Hijo de Dios hecho hombre. Los Magos “veían a un hombre, pero reconocían a Dios”. No se escandalizan de su pequeñez, de su debilidad, de su limitación. Ven en el Niño a Dios.
  • La mirra (un compuesto embalsamador para los muertos) representa el sufrimiento y muerte futura de Jesús, y es un regalo para Jesús como hombre. Jesús “había de morir por la salvación de todos”. Se trata de un signo de la humanidad del Señor.

Hay que tener en cuenta que muchas de las creencias sobre los Reyes Magos que ahora conocemos fueron apareciendo varios siglos después y se han mantenido en la tradición popular. La adoración de los Reyes Magos, en países de tradición católica, se celebra el mismo día de la Epifanía, el 6 de enero, en la que Jesús toma una presencia humana en la Tierra.

Los curiosos y viajeros deben saber que en la catedral de Colonia (Alemania) se veneran los supuestos restos de los Reyes Magos. Aunque en el país no esté arraigada la tradición de recibir regalos.

Ahora a por el roscón.

Academia Play | La Historia que hay detrás de los Reyes Magos (en 6 minutos)
InfoCatólica | Oro, incienso y mirra